Blog Dúchate

Trucos infalibles para limpiar la grifería del baño. ¡Relucirá!

Si queremos que la grifería del baño reluzca solo tendremos que seguir una serie de trucos muy sencillos.

Grifo para el lavabo

Para aquellas situaciones en las que nos encontremos con que la grifería del baño se encuentra deteriorada debido a la cal o la suciedad, es necesario tener unos conocimientos que nos permitan limpiarla con efectividad. No es algo complicado, así que tengamos un tipo de grifo u otro, ya sea individual o de dos llaves, siempre podremos aplicar estos fáciles trucos.

Una limpieza a fondo

Lo primero que debemos hacer para plantarle cara a la suciedad de la grifería del baño es preparar todas las herramientas que necesitaremos.

La fundamental es un pequeño cepillo con el cual tengamos la oportunidad de llegar hasta los lugares más pequeños y cerrados de las instalaciones del baño.

Combina el cepillo con un pañito que sea suave, asegurándote de que no tenga capacidad de causar ninguna raya o desperfecto en los grifos.

Estas dos herramientas las tendrás que combinar con el producto de limpieza que encaje con el tipo de grifería que tengas instalada en tu baño. Además, ten en cuenta que si tus grifos de baño no solo no están limpios, sino que además funciona mal, es posible que tengas que desmontarlos para realizar una limpieza interna.

Los productos que puedes encontrar en comercios especializados son muy recomendables, pero asegúrate de que estén dirigidos a tu tipo de grifería específico, que puede ser dorada, cromada o de madera.

Y no te olvides de estos consejos

La grifería más fácil de limpiar y de mantener reluciente es la cromada, dado que no existe ningún riesgo en su proceso de limpieza. Con los grifos de baño dorados debemos tener más precaución, a fin de evitar daños.

Por su parte, la grifería de baño de madera requiere el uso de productos específicos. Además, ten en cuenta que en todos los casos es imprescindible que enjuagues bien con agua después de la limpieza. Asegúrate de secarlo todo para que quede lo más reluciente posible.

A partir de ahí, cuando ya veas que la grifería reluce de una manera perfecta, tendrás que intentar que se mantenga limpia con el paso de los días. Lo mejor en estos casos es que el grifo no quede húmedo, por lo que intenta que no se quede goteando además de limpiarlo de forma habitual.

Con estos sencillos trucos los grifos del baño parecerán nuevos. ¿Ya notas el brillo?