Blog Dúchate

¿Cómo funcionan las griferías termostáticas?

De entre los diferentes tipos de grifería existentes para duchas o bañeras destacan en los últimos tiempos las griferías termostáticas. Este modalidad de grifos se caracterizan porque poseen 2 mandos, uno para controlar el caudal de agua y otro para regular la temperatura de forma muy precisa. Sistemas avanzados para disfrutar más y cabe de una buena ducha.

Conociendo el funcionamiento del grifo termostático

Su mecanismos permite mezclar el agua fría y caliente de forma automática, siendo a través de la maneta o mando de regulación de temperatura que graduamos esa mezcla. Las griferías termostáticas consiguen mantener la temperatura del agua constante independientemente del caudal de agua.

Una vez que el agua consiga alcanzar la temperatura que deseas, podrás regular el caudal de agua con el otro mando sin temor a que la temperatura oscile bruscamente, como ocurre con otros tipos de grifos existentes.

Ventajas de los grifos termostáticos

Presentan claras ventajas con respecto a los grifos tradicionales. Las principales son dos: son más seguros y permiten ahorrar energía y agua gracias a su diseño.

  • ¿Por qué son más seguros?

Grifo termostático

Este tipo de grifos incorpora un sistema de seguridad que evita temperaturas altas en el agua (suelen tener una temperatura máxima de 37 ó 38 grados). Un gran número de accidentes que incluyen quemaduras se producen debido a agua demasiado caliente, siendo este número de accidentes más elevado entre menores de 4 años. Con este sistema de grifería se evitan estos peligros. Además, si el flujo de agua fría se llegase a cortar, el grifo temostática cortaría también el agua caliente de forma inmediata.

  • ¿Cómo nos permite ahorrar la grifería termostática?

 Grifo termostático

Se ahorra energía y agua ya que no se pierde tiempo al buscar la temperatura deseada (mientras el agua corre y se desaprovecha). El mando es muy preciso y la temperatura que indiques será la que obtengas desde el primer momento de su baño.

Además de estas importantes ventajas debemos tener en cuenta que la maneta de graduado de temperatura permite su regulación con gran exactitud debido a su gran ángulo de giro (sobre 350 grados). En otros grifos obtener la temperatura deseada se torna una tarea complicada debido a que el caudal de agua fluctúa (subidas y bajadas de presión repentinas) o que el mando de control es poco preciso.

La cal no afecta a los grifos termostáticos, ya que su cartucho está hecho de un material sintético anticalcáreo. Olvídate de los problemas derivados de la acumulación de cal.

Por todos estos motivos, los grifos termostáticos son una de las mejores opciones cuando tengamos que instalar la grifería de nuestra bañera o ducha.

¡¡Apuesta por ellos!!