Blog Dúchate

La accesibilidad como clave para tener el baño perfecto

Está claro que a todos nos gustaría tener un baño del tamaño de un salón, con bañera o jacuzzi, plato de ducha, con dos lavabos, etc. pero la realidad es bien diferente; muy poca gente posee el espacio suficiente para que todos estos caprichos estén dentro del espacio que tenemos destinado para el cuarto de baño o, simplemente, no tiene el dinero suficiente para afrontar todos estos gastos.

Aparte del dinero y el espacio insuficientes, otro de los factores claves para crear, dentro de nuestras posibilidades, un baño perfecto es la accesibilidad. En todas las familias, nos hemos tenido que hacer cargo de un familiar mayor o hemos tenido la mala suerte de sufrir alguna lesión que haya hecho plantearnos lo complicado que es acceder a una bañera o moverse con libertad por el espacio disponible.

Es por ello que, desde aquí, os recomendamos mejorar la accesibilidad de tu baño con unos sencillos ejemplos de cómo mejorar nuestro cuarto de baño.

• Lo primero es cambiar la bañera por el plato de ducha. No es ningún secreto que los platos de ducha están más de moda que nunca. No sólo premiamos su buena accesibilidad, sus innovadores diseños, la comodidad de darse una ducha rápida con el espacio suficiente para no resbalarte con el jabón , sino que ante un problema de estabilidad (como la de un anciano) nos permite introducir un asiento para no tener ningún disgusto, además del ahorro que hacemos en la factura del agua.

plato_ducha

• Otra de las cosas que tenemos que tener en cuenta es que el suelo del baño sea antideslizante. Hay que tener en cuenta que el baño durante la mayor parte del día está en continuo uso y muchas veces el suelo se moja, este peligro se puede solucionar o estando atento y fregar continuamente o, en su defecto, instalaremos un suelo antideslizante que proporcione esa seguridad que evite accidente domésticos con las peores consecuencias.

antideslizante

• Hay que cuidar al milímetro el mobiliario que rodee nuestro cuarto de baño. Existen multitud de armarios que son capaces de instalarse fácilmente y ocupan lo justo para no importunar el paso o el uso de este espacio. El mantener todos los instrumentos guardados adecuadamente reduce el peligro de darnos un mal golpe o caernos y hacernos daño innecesariamente.

Existen muchas otras formas de facilitar la accesibilidad de estos espacios dentro de las viviendas, como son la instalación de barras de apoyo, tener lavabos o inodoros accesibles para sillas de ruedas o personas con ciertas discapacidades motrices,… pero estos casos podríamos considerarlos especiales y preferimos que se traten de forma personal entre cliente y compañía, pues nos pondremos en la piel del caso en particular y no generalizaremos pudiendo dar origen a algún error.

En definitiva, que está en nuestra mano el mejorar la accesibilidad de nuestro cuarto de baño, facilitándonos a nosotros mismos, familiares e invitados una estancia cómoda y sin accidentes inoportunos.