Blog Dúchate

Carritos auxiliares de baño

Dentro del mobiliario de baño, un carrito auxiliar es una de las mejores opciones. Las múltiples posibilidades que ofrece y el reducido espacio que ocupa hacen de este mueble una elección imprescindible especialmente en baños sin demasiada amplitud.

 

Ventajas de los carritos auxiliares

 

Una de las ventajas de los carritos auxiliares es que a la hora de limpiar el baño no suponen un impedimento. Los muebles fijos hay que moverlos, y cuando son aparatosos no es fácil hacerlo por parte de una sola persona. Pero los carritos auxiliares, al estar equipados con ruedas, pueden trasladarse de un lado a otro con facilidad, por lo que no son una complicación cuando toca limpieza.

También hay que considerar que hay variedad de estilos. Puedes elegir tu carrito para que combine perfectamente con la decoración de tu baño. Si es un baño en el que hay elementos metálicos, puedes elegirlo de acero inoxidable, y si crees que encaja mejor un carrito de madera, también lo encontrarás disponible sin mayor problema. ¿No tienes claro por cual decidirte? Los carritos de plástico también son una posibilidad, y puedes elegirlo en el color predominante o con la idea de generar contraste.

Otro aspecto a valorar en este tipo de muebles es su versatilidad. No sólo ofrecen una solución flexible para el aseo, sino que incluso puedes utilizarlos fuero de él, en otras funciones: como lugar de apoyo para algunos elementos del despacho, por ejemplo, o si no hay suficiente espacio en la mesa en una comida multitudinaria, puedes emplearlo para dejar algunos platos en él.

Pero evidentemente, la principal utilidad de un carrito es el almacenaje, y este es el motivo por el que se suelen adquirir los carritos para el baño. Dependiendo del espacio disponible, puedes emplearlo para guardar toallas, elementos de aseo, o incluso como portarrollos de papel.

 

Conclusión

 

Como ya señalamos al inicio, lo importante es que la funcionalidad y el diseño vayan de la mano. Por lo tanto, si en algún momento no necesitas tu carrito auxiliar para guardar objetos, no tienes por qué deshacerte de él. Todavía puedes darle una función de soporte de otros elementos decorativos.

Donde antes había toallas o cajas pon ahora cantos rodados y velas. Si has encontrado un lugar más apropiado para colocar el champú, el gel o las sales de baño, llena tu carrito de pequeñas macetas y plantas, y conviértelo en un elemento que aporte ese toque distinto que todos buscamos  a la hora de decorar el baño.

 

Leave a Reply

*