Blog Dúchate

6 pasos para preparar un baño relajante

Ya sea que hayas tenido uno de esos días en el trabajo que es mejor olvidar cuanto antes, que los niños no te den casi nunca un momento de respiro o sencillamente que adoras reservar un par de horitas cada fin de semana para olvidarte de preocupaciones y estrés, no hay nada mejor que un largo baño en la bañera.

Si tienes un estilo de vida especialmente ocupado, una inmersión en la bañera puede ser un lujo que solo puedes permitirte muy de vez en cuando, por lo que debe ser perfecto. Sigue nuestros pasos para garantizarte una experiencia de baño de lujo digna de Cleopatra y prepárate para hacer un viaje al paraíso.

 

No molestar

 

Nada podría ser peor que una sesión de relajación interrumpida por un molesto miembro de la familia que te llama o, lo que es peor, una llamada de trabajo. Si tienes hijos y casualmente están en casa, asegúrate de que estén bien dormidos en la cama o de que te los pueda cuidar alguno de tus amigos o familiares mientras tomas tu baño.

No te olvides de cambiar tu teléfono a modo silencioso para evitar molestas llamadas telefónicas y correos electrónicos que se cuelan furtivamente; son cosas que, salvo excepciones, pueden esperar hasta mañana (o, al menos, hasta un poco más tarde).

 

Toma una ducha

 

Dado que la razón de tu baño es para relajarse, eliminar el estrés y revitalizarse, es posible que desees darte una ducha primero para evitar bañarte en la suciedad. También es mucho más fácil lavarse el cabello en la ducha, así que merece la pena perder 10 o quince minutos en la ducha para luego poder pasar un tiempo tranquilo en tu bañera.

 

La temperatura ideal

 

Obtener la temperatura adecuada para el agua de tu baño es importante para garantizar que disfrutes de un remojo prolongado y cómodo. Aunque no hay un nivel establecido de calor óptimo para el agua, los expertos recomiendan no más de unos pocos grados por encima de la temperatura corporal promedio, que es de aproximadamente 36,6 grados centígrados.

 

Atenúa las luces

 

Recrea un ambiente de spa atenuando las luces (o apagándolas por completo) e iluminando la estancia con algunas velas de tu aroma favorito. Otra alternativa es quemar aceites calmantes de aromaterapia.

 

El sonido de la música

 

La música es sin duda la sal de la vida y tiene el poder de evocar muchas emociones. Ya sea que desees relajarse con los sonidos de Tchaikovsky, Enya, o incluso algo más optimista como Katy Perry (no lo juzgaremos, lo prometemos), tener puesta tu música favorita puede ayudarte a sentirte mejor contigo mismo durante tu baño.

 

Refrescos

 

Si planea pasar de 30 a 60 minutos relajándose en la bañera, lo más probable es que necesite refrescos en algún momento. Recomendamos un poco de agua helada con limón y un tazón de fresas picadas, pero si eres de los que prefieren una copita de vino, es decisión tuya. ¡Solo recuerda beber y bañarte responsablemente!

 

Una vez que finalmente salgas de tu sublime baño, es importante secarte cuidadosamente con toallas tibias y suaves. Vístete y luego dirígete a tu sofá o dormitorio para relajarte con un buen libro o tu película favorita, ¡te lo mereces!

Leave a Reply