Blog Dúchate

Cómo lavar tus toallas de baño

No hay nada tan acogedor como el cálido abrazo de una toalla suave y esponjosa después de un baño o una ducha. Siguiendo una cuidadosa rutina de mantenimiento y lavado, puedes mantener tus toallas en las mejores condiciones y disfrutar de sus acogedores abrazos en los próximos años.

Nuestra guía te mostrará todo lo que necesitas saber sobre cómo lavar sus toallas, así como consejos y trucos sobre qué evitar al cuidar la ropa de baño.

 

¿Con qué frecuencia debo lavar mis toallas?

 

El baño cálido y húmedo es un ambiente ideal para gérmenes y bacterias, lo que significa que es importante lavar las toallas con frecuencia, ya que son una parte tan importante de nuestra rutina diaria.

Los expertos recomiendan lavar las sábanas y toallas de baño después de usarlas no más de tres veces. Como utilizamos toallas para la cara y las manos con más frecuencia, deben reemplazarse o lavarse al menos cada dos días.

También es una buena idea lavar las toallas antes de usarlas por primera vez. Esto ayudará a asentar su color, reducir la pelusa y mejorar la absorción. Por lo general, se necesitan varios lavados antes de que las toallas nuevas alcancen su nivel completo de absorción y esponjosidad.

 

Consejos y trucos para lavar las toallas

 

Hay varias cosas que puedes hacer para mantener las toallas con esa sensación de “toalla nueva” durante mucho tiempo, como…

 

  • Lavar tus toallas de colores con un detergente en “color” y mantenerlas alejadas de la luz solar.
  • Lavar las toallas blancas y de color neutro con una carga blanca, para evitar que el tinte se filtre.
  • Añadir una taza de vinagre destilado a la carga de tu lavadora de toallas una vez al mes, para mejorar la absorbencia y combatir la humedad.
  • Secarlas “a fuego lento” en la secadora.

 

Cómo secar tus toallas

 

Así como el lavado es importante para mantener la calidad y la higiene, secar tus toallas es esencial para mantenerlas limpias y frescas.

Cuando cuelgues las toallas para que se sequen, extiéndelas por completo y mantenlas completamente expuestas en un lugar bien ventilado para que se sequen por completo, ¡asegúrate de que no se superpongan!

Al integrar estos consejos y trucos en tu rutina de lavado, puedes tener claro que tus toallas se mantendrán sanas y suaves. Lavarlas con regularidad y secarlas adecuadamente ayudará a mantenerlas en óptimas condiciones, ¡siempre listas para añadir un poco más de comodidad a tu día!

 

Leave a Reply