Blog Dúchate

Cómo hacer tu propio jabón

 

Hacer tu propio jabón en casa es fácil y divertido. Tanto si estás buscando una alternativa más natural al jabón comercial como si simplemente quieres pasar una tarde divertida con tus pequeños, hacer jabón es sin ninguna duda una actividad que ofrece muchas ventajas.

 

Ingredientes

 

Lo mejor de hacer tu propio jabón es que no solo puedes controlar el olor, sino también la gravedad del aroma. ¿Prefieres un ligero toque de rosa? ¿Una fuerte sensación a lavanda? Puedes conseguirlo fácilmente con un poco de experimentación de prueba y error. En cuanto a los ingredientes, la mayoría se pueden encontrar en el supermercado más cercano.

 

  • 680 gramos de aceite de coco
  • 1 kilo de mantequilla vegetal
  • 680 gramos de aceite de oliva
  • 340 gramos de lejía
  • 900 gramos de agua mineral
  • 100 gramos de tu aceite esencial favorito, como menta, limón, rosa o lavanda
  • Cuchara de madera o resistente al calor
  • Taza medidora
  • Recipiente de vidrio o de acero inoxidable
  • Balanza de cocina
  • Termómetro
  • Molde de jabón, caja de zapatos o caja de madera

 

Aunque la receta requiere 100 gramos de aceite esencial, puedes aumentar o disminuir la cantidad dependiendo de tus preferencias. Te recomendamos si es tu primera vez que sigas la receta al pie de la letra para partir de una base que te sirva de referencia.

 

Mezcla los ingredientes

 

Mide 340 gramos de lejía y vierta la lejía en una taza medidora. Mide los 900 gramos de agua fría y vierte el agua en un recipiente grande que no sea de aluminio, como una olla de acero inoxidable o un recipiente de vidrio. Añade la lejía al agua, revolviendo suavemente con una cuchara hasta que la lejía esté completamente disuelta. Asegúrese de abrir las ventanas o encender el extractor, ya que los humos pueden ser abrumadores. Deja la mezcla a un lado, permitiendo que se enfríe.

Mientras la mezcla de lejía y agua se está enfriando, mide los aceites. Combínalos los aceites en una olla grande de acero inoxidable en la cocina a fuego medio bajo. Cuando los aceites se hayan disuelto, retira la olla del fuego.

Una vez que la lejía alcance 35-36 grados y los aceites unos 30-32 grados, añade la lejía en una corriente lenta y constante a los aceites. Mezcla durante aproximadamente 15 minutos, agrega 100 gramos de aceite esencial y por último echa toda la mezcla en el molde.

 

Verter y curar el jabón

 

Si no tienes un molde de jabón, puedes usar una caja de zapatos, solo asegúrate de que esté forrada para evitar fugas. Deja el jabón tapado por completo durante 24 horas. Después de 24 horas, destapa el jabón y déjalo reposar durante otras 12 horas.

Si mediste y mezclaste bien, el jabón debería tener una ligera capa de sustancia similar a ceniza blanca en la parte superior. Esto es inofensivo y se puede eliminar.

Pero si el jabón tiene una película grasosa profunda en la parte superior o tiene bolsillos blancos o transparentes, no se puede usar y se debe desechar.

Una vez que el proceso de fabricación del jabón esté completo, retíralo de su molde o caja y córtalo en barras. Coloca el jabón sobre papel de periódico en una superficie plana durante dos semanas para permitir que se seque completamente.

Después, dale la vuelta al jabón y déjalo reposar otras dos semanas para dejar que se seque por el otro lado. Una vez que el jabón ha sido “curado” por un mes, puedes usarlo en tu hogar tal como lo harías con cualquier jabón comprado en la tienda. ¡También puedes envolverlo y aprovecharlo como un regalo casero para tus amigos!

 

Leave a Reply

*