Blog Dúchate

Errores frecuentes que cometemos en la ducha

La doctora Elena de las Heras, dermatóloga del Hospital Ramón y Cajal y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), enumera otro tipo de errores que cometemos en la ducha y que afectan directamente a nuestra piel. Estos son los más frecuentes:

1. Subir la temperatura.

Tendemos a regular el termostato hasta confortables temperaturas elevadas, que nos ayudan a entrar en calor sin quemar la piel. Pero no es la alternativa idónea. “El agua templada es la mejor opción, porque no reseca la dermis”, aconseja la dermatóloga. Se considera agua templada alrededor de los 30 ºC. En torno a 24 ºC es fresca; y caliente, a partir de los 38 ºC.

2. Abusar del jabón.

Los geles con jabón eliminan el manto ácido de la piel. La doctora recomienda buscar fórmulas “sin”, los llamados syndets, que respetan la capa hidrolipídica que recubre la piel. La mayoría de los productos de ducha de farmacia responden a esta demanda.

3. Repetir.

Ducharse más de una vez al día (normalmente, el gimnasio o trabajos excesivamente físicos obligan) tampoco es bueno. En ese caso, como señala la especialista, “hay que intentar que la segunda ducha sea lo más rápida posible y sin gel”.

4. Despistar al pH de la piel.

“Tendencias como las de usar jabón Lagarto, de pH alcalino, solo sirven para marear nuestro equilibrio ácido”, alerta Elena de las Heras. El pH es el grado de acidez de una sustancia, y el de la piel varía entre 4,5 y 5,9. El nivel del agua es de 7, y corresponde compensar este desajuste con geles o jabones que contengan un pH en torno a 5.

5. Utilizar productos excesivamente perfumados.

Como indica la dermatóloga, “pueden producir alergias o dermatitis en las pieles sensibles”. La regla “a más espuma, más conservantes” se cumple en la mayoría de los casos. Cuanto más cosmético sea un producto de higiene, mayor riesgo hay de agresión a la piel.

6. No aclararse bien.

“El mínimo resto de gel o jabón que quede en la piel puede provocar dermatitis irritativas”, alerta la experta. Haga una inspección detallada antes de salir de la ducha.

7. Depilarse bajo el agua.

El 67 % de las mujeres que no recurren a sistemas de depilación profesionales, reconoce hacerlo con cuchilla. Lo dice un estudio realizado por la firma E-Swin. La mayoría aprovecha el momento de la ducha, pero rasurar el vello al tiempo que cae agua, según la doctora De las Heras, puede provocar irritación. Si no piensa renunciar al hábito, hágalo al menos con geles y espumas específicos y agua templada o fría.

Leave a Reply

*