Blog Dúchate

Estudio proyectos reforma de baños Madrid

Ventajas de una ducha con agua fría

El frío ya ha llegado a nuestras casas y con él vienen las mantas, las tardes en casa y las interminables duchas de agua caliente. ¡Divino invento la ducha caliente! No nos hacemos a la idea de pasar un invierno sin ella, pero durante mucho tiempo en la historia, estas duchas eran un placer para unos pocos privilegiados.

ducha con agua fría

Baño de agua fría

Tiempo atrás las duchas calientes eran concebidas como un lujo para débiles, los verdaderos valientes tomaban una ducha de agua fría después de sus entrenamientos para así fortalecer su físico y su mente. Serían los atenienses los primeros en desarrollar los sistemas de calentamiento del agua. Se piensa incluso que uno de los factores que propició la caída de los espartanos fue permitirse este lujo para débiles.

Pero no hace falta irse tan atrás para ver a alguien disfrutar de un baño de agua fría. En Rusia o Finlandia, es habitual ver a gente tomando baños en lagos helados durante el invierno. Atletas profesionales toman baños helados para agilizar el proceso de recuperación y mejorar el rendimiento.

ducha con agua fría

Beneficios de tomar una ducha de agua fría

Después de esta breve entrada, os comentamos unos cuantos beneficios de tomar una ducha de agua fría:

  1. Mejora tu salud: la fuerza que ejerce el agua fría sobre tu piel hace que el corazón lata más deprisa y los músculos se flexionen. Además también mejora el sistema nervioso.
  2. Ventajas psicológicas: el agua fría hace que se liberen componentes químicos en nuestros cerebros que hacen mejorar nuestro humor y disminuir el estrés.
  3. Incremento de la energía: En consecuencia con los dos puntos anteriores, la ducha fría hace aumentar tu energía.
  4. Tratamiento de inflamaciones causadas por el deporte: muchos atletas toman duchas de agua fría para reducir las inflamaciones después de un entrenamiento.
  5. Mejor tolerancia al estrés: exponerte al frío mejora tu capacidad de mejorar el estrés.
  6. Mejora la calidad del sueño: otro de los beneficios de la exposición al frío es la mejora de la calidad del sueño.
  7. Mejor movimiento linfático: las duchas de agua fría hacen que el cuerpo se contraiga, lo cual es realmente bueno para el sistema linfático porque se expande por todo el cuerpo.
  8. Desintoxicación del cuerpo: las duchas de agua fría hacen que las toxinas se eliminen fuera de tu piel.
  9. Mejor apariencia de la piel y el cabello: si combinas el agua caliente (abre los poros) con el agua fría (los cierra) conseguirás que mejore el aspecto de tu piel.
  10. Aumento de la testosterona: el agua fría incrementa los niveles de testosterona en el cuerpo.
  11. Mejora tu metabolismo: incrementan las tasas de tu metabolismo, regulando las temperaturas continuamente, lo cual hace que quemes calorías.

¿Y tú tomarías una ducha de agua fría en pleno invierno?