Blog Dúchate

Cómo acertar al combinar colores en el baño

Los baños suelen decorarse en tonos fríos o neutros, por eso, a la hora de cambiar este planteamiento y echar mano del color, hay quien va un tanto perdido. Para que la decoración del baño no se convierta en un batiburrillo de colores que resulte incluso desagradable a la vista hay que saber cómo combinarlos, y tener ciertas nociones de lo que funciona y lo que no. Por eso hoy te vamos a dar unos cuantos consejos al respecto.

 

Para crear un baño luminoso

 

Lo ideal es poder contar con una fuente de luz natural, pero como esto no siempre es posible, lo ideal es echar mano de tonos claros. Para evitar la uniformidad y dar un toque original, se puede romper la armonía, bien pintando una de las paredes de un tono que haga contraste, bien utilizando azulejos en un color vivo que resalte, o empleando un vinilo que rompa con la unidad y que se coloque a determinada altura en todas las paredes.

 

Combinación clásica

 

¿No te atreves a arriesgar con colores? No importa, el blanco y el negro es una combinación clásica que siempre funciona, y que dará a tu baño mucha personalidad.

 

Accesorios

 

Otra posibilidad es dejar que los tonos claros sean predominantes y romper visualmente con coloridos accesorios. Cortinas, jaboneras, estantes…Además, puedes elegir que todos ellos pertenezcan a una misma gama cromática o emplear colores muy diferentes. Al ser el blanco el color dominante en paredes, suelos y mobiliario, nunca se verá demasiada presencia de color.

 

Textiles

 

Utilizar las toallas o el albornoz, además de con su función propia, como elemento disruptivo en la decoración es una opción muy interesante. Distribuye varios toalleros a lo largo del baño, y cuelga en ellos toallas de colores vibrantes. Haz lo mismo con los albornoces. Y de repente, habrás convertido un baño anodino en una explosión de colorido.

 

Combinación de tonos neutros

 

Si no te gusta tanta presencia de color pero quieres evitar un baño monocorde, puedes emplear una combinación de tonos neutros, como gris, negro o marrón, colores discretos pero que correctamente  distribuidos, ofrecen un resultado estéticamente muy atractivo. Esto lo puedes conseguir con la combinación de materiales como piedra, madera o metal, que combinan muy bien entre sí y ofrecen una cierta variedad cromática, en lugar de limitarse al tradicional blanco.

Leave a Reply

*