Blog Dúchate

¿En tu baño siempre reina el desorden? Te enseñamos a organizarlo

 

En la vorágine del día a día, la organización es fundamental para tener cierto nivel de control en tu vida. De hecho, cuando sabes exactamente dónde se encuentra todo no sólo ganas en comodidad, también ahorras gran cantidad de tiempo.

¿Tu baño está constantemente desordenado? En la gran mayoría de los casos, esto sencillamente se debe a que no dispones de los elementos necesarios para poder organizarlo todo de forma eficiente. Hoy en Dúchate, te aconsejamos adquirir no todos, pero al menos algunos de los objetos que a continuación te recomendamos.

 

Un organizador de cosméticos

 

Cuando en una casa viven una o varias mujeres, es sorprendente la cantidad de artículos de cosmética, belleza y maquillaje que pueden acumularse a lo largo del tiempo. Un organizador de cosméticos permite almacenar todo lo que necesita una mujer bien a la vista, lo que no sólo significa que nunca tendrá que preocuparse de perder su pintalabios o rímel favorito, sino que todo permanecerá mucho más organizado en el día a día.

 

Frascos multiusos

 

No es que se comercialicen especialmente como “frascos multiusos” precisamente, pero los hemos denominado así porque dentro de este tipo de frascos de vidrio pueden colocarse multitud de pequeños objetos que podemos necesitar de vez en cuando en nuestro baño. Desde almohadillas hasta un divertido popurrí que mantenga el buen olor durante meses, un frasco es un elemento que no puede faltar en tu baño.

 

Estantes

 

Un estante montado en la pared es un clásico que todo cuarto de baño necesita. Utilizado por norma general para dejar encima todo tipo de botes, frascos de colonia, elementos decorativos y mucho más, un estante permite a las personas que conviven en el hogar dejar encima de él todo aquello que no utilicen demasiado a menudo, para poder tenerlo a mano en todo momento sin que esté todo el rato molestando por en medio.

 

Una cesta de ducha

 

Seguro que te ha pasado en alguna ocasión que estás desesperado por meterte a la ducha o a la bañera, y con las prisas cuando ya estás completamente mojado (e incluso enjabonado) te das cuenta de que se te ha olvidado algo esencial. Te toca salir, secarte, cogerlo y volver a meterte dentro. Puedes evitar todo este follón simplemente colocando una cesta o una esquinera en la ducha en la que quepan todos los artículos que puedas necesitar en este tipo de situaciones. ¡Además no tendrás que preocuparte por que molesten por en medio del baño!

 

Leave a Reply