Blog Dúchate

Los pros y los contras de las duchas sin puerta

Recientemente, el concepto de la ducha abierta se ha vuelto cada vez más popular. Si bien pueden parecer extrañas para algunos, las duchas sin puerta ofrecer interesantes ventajas, como la facilidad para entrar y salir de ella o que el baño parezca más grande de lo que realmente es. A continuación, analizaremos algunos de los pros y los contras de las duchas sin puerta, como la poca privacidad que ofrecen o el escape de agua y calor.

 

Haz de tu ducha un espacio accesible

 

Independientemente de quién resida actualmente en tu hogar, desde bebés hasta abuelos, es probable que en algún momento un ser querido precise de la accesibilidad ofrecida por una ducha abierta. Desde lesiones hasta la vejez, tener un baño que utiliza una ducha sin puerta significa que puede entrar y salir cómodamente.

 

¿En el aire libre?

 

Una cabina de ducha abierta te ofrece el lujo de ducharse al aire libre, lo que puede ser especialmente maravilloso en los meses más cálidos cuando puedes abrir las ventanas y dejar que el sol te acaricie. Pero estas duchas sin puerta también pueden proporcionar una experiencia de ducha más fría durante todo el año. Afortunadamente, con opciones como calefacción por suelo radiante, calentador de toallas y calefacción, puedes mantener esa sensación al aire libre mientras mantienes tu baño cálido y acogedor.

Cómo evitar que tu baño se “inunde”

 

Uno de los principales inconvenientes de las duchas de este tipo son las salpicaduras. Sin una puerta de ducha, todo el baño puede terminar empapado para cuando termines de ducharte. Afortunadamente, hay varias maneras de mantener el agua en la cabina de la ducha, mientras se mantiene esa sensación al aire libre:

 

  • Cabezas de ducha tipo lluvia, que ayudan a lanzar el agua hacia abajo.
  • Cabezas de ducha manuales, que le permiten controlar la dirección del chorro.
  • Medias paredes, que ofrecen una división entre tu ducha sin puerta y el resto de tu baño.
  • Paredes completas, que aún proporcionando una experiencia de ducha sin puerta, también ofrecen una capa adicional de privacidad.
  • Un suelo de ducha inclinado, que ayuda a garantizar que el agua fluya hacia el desagüe de la ducha.

 

Si estás empezando a pensar que una ducha sin puerta podría ser adecuada para ti, aquí hay algunas ideas más a tener en cuenta:

 

  1. Recuerda asegurarte de que el agua no se estanca en ningún sitio.
  2. Selecciona paredes y suelos que se mantengan firmes contra la humedad, como porcelana, baldosas, piedra…
  3. Opta por suelos antideslizantes, ya que las superficies pueden volverse resbaladizas.

 

Leave a Reply

*