Blog Dúchate

MAMPARAS Vs CORTINAS DE BAÑO

 

Una de las dudas que nos surgen cuando vamos a hacer reforma en nuestro baño es si elegimos poner mampara o cortina para cerrar la bañera o ducha. Si nuestro baño nos permite poder poner ambas, la decisión no es tan fácil.

Ambas opciones tienen tanto ventajas como desventajas que iremos explicando a lo largo de este post y que esperamos que te ayuden a tomar la decisión correcta si se te está planteando esta duda.

En el aspecto estético, a la vista está que la mampara gana por goleada ya que quedan mucho más elegantes que las cortinas de baño, pero si tu idea al cambiar tu baño es darle un toque más desenfadado hay muchos estilos de cortinas de baño donde elegir. La principal ventaja de las cortinas es que las puedes cambiar cuando te canses de forma más fácil que una mampara.

Si en lo estético dijimos que las mamparas quedan mucho mejor, en lo económico, está claro que es mucho mejor una cortina de baño que una mampara. Como dijimos antes, hay gran cantidad de tipos de cortinas entre las que elegir y todas son mucho más económicas que cualquier mampara que haya en el mercado y en caso de rotura, te resultará mucho más fácil y económico cambiar una cortina que una mampara.

Si hablamos de la limpieza, las mamparas requieren más cuidado que las cortinas. Aunque la limpieza de las mamparas es mucho más sencilla y efectiva, se puede acumular mucho más moho y cal en las juntas y con el paso del tiempo es mucho más difícil de quitar y es necesario que el mantenimiento sea mucho más continuo. Los beneficios de una cortina es que se puede retirar y airear y que así no se acumule moho.

En el tema de funcionalidad, ambas intentan cubrir la función de no dejar que el agua se salga de la ducha/bañera, y en este aspecto, está claro que quien cubre a la perfección esta funcionalidad es la mampara.

Por comodidad, para muchas personas son más cómodas las mamparas, ya que como hemos dicho antes el agua no se sale, aíslan del ruido, no se mueven cuando estamos en el interior, concentran el calor y no presentan la molestia de quedarse pegada al cuerpo o que las anillas se queden enganchadas cuando vas a salir de la ducha. Pero, por otro lado, si elegimos unas cortinas de calidad podemos evitar que haya salpicaduras de agua fuera y podemos aislar también el ruido y mantener el calor.

Como se puede ver, una mampara es mucho más beneficiosa que una cortina, aunque en el aspecto económico salga mucho mejor comprar una cortina, tanto en el corto plazo como en el largo plazo, acaba compensando comprar una mampara.

 

Leave a Reply