Blog Dúchate

Cómo reformar el baño de tu adolescente

 

A medida que tu hijo pasa de ser un estudiante de primaria a un adolescente, sus gustos cambiarán. Esa es exactamente la razón de por qué ese adorable baño con temática Disney apasionaba y encantaba a tu pequeña hace algunos años, pero hoy te pide desesperadamente un cambio para no sentirse abochornada cuando invita a una amiga a casa. Tanto si estás decorando el baño por primera vez como si estás reformando el baño para que tu hijo adolescente se sienta más cómodo, te ofrecemos algunos consejos.

 

Olvídate de modas y ve a lo básico

 

Aunque lo baños temáticos puedan parecer una opción atractiva, lo cierto es que los adolescentes cambian de opinión y de inquietudes a menudo. Incluso aunque hoy a tu hijo le apasione el baloncesto, puede que dentro de un par de años debido a una lesión no quiera saber nada de ese deporte. Si no quieres tener que reformar el baño cada pocos años, elige un esquema básico y déjale que sea él mismo quien aporte los pequeños detalles.

 

El espacio es una prioridad

 

Si tu hija es como la mayoría de adolescentes, pasará mucho tiempo preparándose y arreglándose en el baño cada día. Eso, sumado a la enorme cantidad de productos de aseo y de belleza que probablemente incluya dentro de su arsenal para lucir radiante, implica la necesidad de poner el espacio como una prioridad (además de, también, elementos que permitan almacenar todos estos artículos para que no estén constantemente desordenados encima del lavabo).

 

Más enchufes significa más comodidad para un adolescente

 

Si cabe la posibilidad de instalar más enchufes en el baño, no lo dudes. Un adolescente por definición depende de una asombrosa cantidad de dispositivos y puede llegar a utilizar más de cinco al mismo tiempo en algunos casos. Secador, plancha del pelo, cargador del teléfono móvil, afeitadora eléctrica o cepillo de dientes eléctrico son solo algunos ejemplos. Así que si puedes instalar uno o dos enchufes más sin demasiado esfuerzo, hazlo.

Estos tres consejos deberían ser la hoja de ruta a la hora de reformar el baño para un adolescente. No te quepa duda de que no sólo lo agradecerá él o ella, también lo agradecerás tú (porque el estado de ánimo de un adolescente es muy volátil, y más vale que esté cómodo y contento mientras pasa tiempo en su baño).

 

Leave a Reply