Blog Dúchate

Consejos de seguridad para niños pequeños en el baño

 

Hay una expresión bastante común en nuestro idioma que dice “Los niños, son niños”. Cuando esto se aplica a un cuarto de baño, quiere decir que un niño probablemente abrirá cajones, alcanzará estantes aparentemente inalcanzables, cogerá todo tipo de cosas, abrirá cualquier bote y cuando no andes cerca, probablemente causará un pequeño caos antes de que te des cuenta.

Debido a los medicamentos, cosméticos, electrodomésticos y acceso la agua corriente, el baño es un lugar en el que tu hijo es particularmente vulnerable al peligro. Con eso en mente, para ayudar a prevenir lesiones, proteger a tu niño pequeño y crear una mejor seguridad en el baño, hoy os dejamos algunos consejos de seguridad que deberíais aplicar si tenéis niños pequeños.

 

Siempre estar cerca

 

Nunca dejes a tu niño pequeño solo durante el baño, ni siquiera por un momento. Del mismo modo, cada vez que tu hijo esté en el baño, lo ideal es que estés cerca. Mantener la puerta abierta no suele ser suficiente, y aunque entendemos que estar siempre encima en todo momento no es del todo necesario cuando educas y cuidas a un niño, sí lo es en el momento en que cruce la puerta del cuarto de baño.

 

Si es posible, instala suelo antideslizante

 

Los niños pequeños se mueven demasiado. Su energía no es comparable a la nuestra, y constantemente sienten la necesidad de gastarla da igual el lugar en el que estén. Lo que significa que dentro del cuarto de baño, en una habitación propensa a los suelos húmedos o mojados, el riesgo de que nuestro niño pequeño sufra resbalones o caídas es enorme. Así que instalar suelos antideslizantes es muy recomendable para reducir este riesgo, en la medida de lo posible.

 

Puertas a prueba de niños

 

No tiene mucho sentido que sigas los anteriores consejos si tu pequeño puede entrar al baño por su cuenta en cualquier momento (porque aprenderán muy rápido a abrir todo tipo de puertas, te lo garantizamos). Así que te recomendamos que instales cualquier tipo de mecanismo de seguridad que impida a los niños entrar por su cuenta en el baño.

 

Mantén los materiales peligrosos fuera de su alcance

 

Tu laca para el cabello, enjuague bucal, maquillaje e incluso medicamentos pueden no parecer materiales peligrosos a primera vista. Sin embargo, en manos de un niño pequeño se convierten en objetos para saborear, tocar, abrir y explorar. Desde productos de limpieza hasta artículos de higiene personal o belleza, debes acordarte siempre de guardar a buen recaudo este tipo de objetos para que tus hijos no puedan acceder a ellos.

 

Desconecta siempre todos tus dispositivos y pequeños electrodomésticos

 

Cuando utilices el secador, la plancha, la maquinilla de afeitar o cualquier otro electrodoméstico en el baño, asegúrate de desenchufarlos después de usarlos y guardarlos lejos del alcance de tu pequeño.

 

Sigue estos consejos y te garantizamos que, salvo contadas excepciones que puedan sucederse por un descuido, tu hijo no sufrirá las consecuencias de los peligros que acechan en el baño.

 

Leave a Reply